3 REGLAS PARA SER LA MEJOR MAMÁ ASESORA DE MODA

¿Qué vestidos comprar, los que le gustan a mi niña o los que me gustan a mí? 3 reglas que te convertirán en su asesora de estilo perfecta.
Si la moda de mujer es la reina de las tendencias, la moda infantil es sin duda la reina de la emoción. Los motivos por los que se compra un vestido de niña son muy diversos: vestidos para fiesta, vestidos para ceremonia, vestidos para un simple paseo… pero todos tienen un nexo común: cada mamá intenta elegir el vestido más bonito y dulce para su princesa.
Tener un hijo es en parte como volver a nacer, y los primeros años de su vida se convierten en una prolongación de las nuestras, viendo el mundo literalmente a través de sus ojos. Por eso es normal que en todo lo que elegimos para ellos, se conviertan en una extensión de nuestros propios gustos y deseos.
Desde Nené Canela sabemos profundamente lo divertido y emocionante que es “jugar a las muñecas” con nuestros peques, comprándoles ropita y disfrutando de ese “dejavu” de cuando éramos niñas. Sin embargo hemos de ser conscientes de que nuestros niños han de desarrollar su propia personalidad y aunque debemos de influirles positivamente nunca debemos imponerles o condicionarles ya que no son ni esa extensión ni mucho menos una propiedad. Hemos de vernos a nosotros mismos más como meros guías que les van a ayudar a encontrar su personalidad y potenciarla al máximo y no como impositores de “la nuestra”.
Como muchos estudios reflejan la imagen personal toma un papel principal en este desarrollo personal y a la hora de elegir un vestido para nuestras niñas por supuesto que podremos aportar nuestro gusto particular y estilo pero hemos de escuchar al tiempo que orientamos a nuestros hijos mostrándoles los aspectos positivos y negativos y reglas básicas del estilismo como algunas que ya hemos explicado en otros artículos de nuestro blog como “Cómo elegir el color de vestido según su color de piel y pelo”, “Cómo elegir un vestido según tu cuerpo” entre otros muchos.

tabla-de-color           niña tallas

Aquí van algunas reglas básicas para que te conviertas en la mejor asesora de estilo para tu hija:

Regla nº 1: Si, si y si, los primeros meses cuando todavía es un bebé son todos tuyos. Disfruta de ello porque pasan muy rápido y olvídate de “cumplir con los modelitos que te han regalado tus suegros, padres o amigos” si no te gustan. No solo es tu derecho sino tu privilegio y nadie os lo puede usurpar.
Regla nº 2: como ya hemos dicho ayúdale a entender su cuerpo y cómo debe vestirse. La moda es una herramienta genial para enseñarle a quererse. Busca información y ponla a su alcance comprándole la ropa que le quede bien a ella “aunque no sea la ideal para ti”.
Regla nº 3: los niños aprenden por imitación, pero imitan a los modelos a los que quieren parecerse. Por eso es fácil que los primeros años te imite a ti, y es una época ideal para vestiros iguales o a juego si os gusta. Sin embargo es natural que luego empiece a fijarse en otras personas con las que se identifique más o como las que “quiera ser”. En vez de luchar contra ello criticando sus gustos o imponiéndole tu estilo, muéstrale alternativas “más apropiadas” de chicas con las que pueda sentirse identificada.
Una cuestión importante si tiene hermanitos es la de saber ver las distintas etapas en las que se encuentra cada uno. La peque estará encantada de ir igual que su hermana mayor, pero al revés puede que no tanto porque al fin y al cabo una tiene tres añitos mientra que la mayor “ya tiene cinco añazos” y creeme que nada le gusta menos a una niña que la tomes por más pequeña de lo que es. Nosotros fuimos una de las primeras firmas en hacernos conscientes de este problema y por eso diseñamos vestidos que aunque están dentro de la misma familia porque están fabricados con las mismas telas, puntillas o detalles no son exactamente el mismo modelo para la peque que para la más mayor, de hecho podrás encontrar dentro de una misma familia que el modelo para bebé es diferente del modelo para niña de 3 a 5 años, que a su vez también es diferente del modelo de 5 a 8 años y del de 8 a 12 años. ¿Porqué? Pues porque aunque es más fácil sencillamente escalar el mismo modelo para todas las tallas y aunque preferiríamos que nuestras peques “no crecieran nunca”, las entendemos y por encima de todo queremos que estén a gusto y se sientan felices ¿No es ese el objetivo de todo padre?
VESTIDOS HERMANAS

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy