3 prendas para el invierno : imprescindibles para evitar que tus niños se resfríen en invierno.

Existe un proverbio noruego que dice: «No hay mal tiempo, sino ropa inadecuada».
¿Quién no tiene a sus niños con tos, estornudos, mocos o con algunas decimillas de fiebre en algún momento?
En Nené Canela estamos comprometidos con hacer a los niños felices y sabemos lo importante que es para ellos poder jugar el parque con sus amigos y explorar el mundo. Por eso os vamos a dar las claves para que estéis tranquilos sabiendo que están bien protegidos y equipados en cualquier situación climatológica adversa.
En la mayor parte de los casos de lo que se trata es de una enfermedad vírica conocida como resfriado común, y para algunos niños es la constante que les acompaña durante toda esta época. Mocos que no les dejan dormir, estornudos o molestas toses, y que además son la que en ocasiones les impiden asistir incluso al colegio, siendo la causa de mayor absentismo, con la descoordinación que supone para la vida familiar y laboral.
Desde luego las características genéticas de cada niño, observar hábitos de vida saludables sobre todo en lo referente a alimentación deporte y descanso, y seguir todas las indicaciones que la comunidad médica da cada año para prevenir estas patologías es fundamental.
Tienen su mayor incidencia entre mediados de otoño y principios de la primavera, sin embargo, aunque es un factor de riesgo, el que haga frío no determina que un niño se resfríe. Hay ciertas zonas donde, al no estar acostumbrados a las bajas temperaturas, al menor indicio de bajada de temperaturas muchos padres evitan al máximo estar en la calle “para que el niño no se constipe”, pero diversos estudios arrojan que no es el frío el factor determinante por sí solo. Lógicamente el ser humano está preparado para soportar tan solo un pequeño margen de temperaturas, ya que a diferencia de los animales carecemos de sistemas de protección propios para temperaturas extremas, y por eso entre otras cosas nos vestimos, sin embargo volviendo al ejemplo de los Noruegos, verdaderos expertos en el tema, allí es costumbre incluso dejar que los niños en sus carritos para se echen la siesta “a la intemperie”, con temperaturas muy por debajo de cero.
Pero ¿Cuál es la ropa adecuada para evitar enfermar?
Pues he aquí el gran secreto. No es la cantidad de ropa, ni el grosor sino el equilibrio entre transpiración y aislamiento lo que reduce drásticamente el riesgo de contraer un resfriado.
¿Y cómo se logra un adecuado equilibrio? ¿Qué prendas son las apropiadas?
Esto se logra con una técnica conocida como técnica por capas, basada en la experiencia de miles de escaladores, exploradores y deportistas expuestos a condiciones extremas en situaciones de esfuerzo.
De lo que se trata es de colocar al menos tres capas que será:
La primera, la más interior y que está en contacto con la piel, es muy importante que esté compuesta por un tejido que permita que el sudor salga, pero que se seque rápidamente. De esta manera el niño estará siempre seco aun cuando esté jugando o haciendo actividades deportivas. Dentro de los tejidos naturales la lana es la que ha demostrado mejores capacidades pero no seca muy bien además de que es irritante para algunos tipos de pieles. Los que están demostrando mejor resultado son los tejidos sintéticos a base de poliéster, usados en prendas de alto rendimiento deportivo, que no solo permiten la transpiración sino que secan muy rápido. Los expertos recomiendan no usar algodón, pese a que tiene un tacto agradable, es muy cálido y absorbe bien el sudor, no seca fácilmente y esto puede ser determinante para “pillar un resfriado”.

1 moda invierno

 

 

La segunda capa debe cumplir una doble función. Por un lado absorber la humedad procedente de la inferior y aislar térmicamente, reteniendo o impidiendo la pérdida de calor corporal. Aquí sí que son adecuados estos tejidos naturales como la lana o el algodón que pueden ser puros o mezclados con poliéster.

2 moda invierno

 

Por fin, la última capa, la que suele corresponder al abrigo o chaquetón de la niña debe de ser:
– impermeable pero transpirable, de forma que permita la salida de sudor pero lo la entrada de gotas de lluvia. Esto se consigue con superficies externas que tienen pequeños poros, más grandes que una molécula gaseosa de sudor pero más pequeños que una gota de agua.
-Aislante térmico. Para ello será fundamental el tipo de relleno del abrigo, no el espesor. Se descubrió que el pelo de los osos polares está compuesto por filamentos huecos, lo que genera una cámara de aire perfecta que es el mejor aislante, ya que el calor se transmite (conducción térmica) y por tanto se pierde más fácilmente si las dos superficies están en contacto que si hay una cámara de aire entre ellas (similar al efecto de las dobles ventanas) y que permite que exista cierta circulación lo que seca el exceso de humedad fruto del sudor. Uno de los materiales que mejor emula este efecto es el Thermolite, una fibra de filamento hueco que se presenta en forma de guatas para rellenar el interior de las prendas de abrigo o incluso en forma de fibras aisladas para tejer prendas que pueden ir en contacto con la piel, como las camisetas térmicas. Si el abrigo es de pelo, este debe estar por dentro y el cuero o parte aislante por fuera con lo que se logra también el mismo efecto.

3 moda invierno

 

En resumen tres capas para lograr eliminar el sudor para estar lo más secos posibles, no perder el calor corporal y aislarnos del frío y agua exteriores son las claves para poder afrontar sin miedo cualquier aventura infantil y librarnos definitivamente del eterno resfriado.
¡A disfrutar del invierno!

 

Compartir

Copiar enlace al portapapeles

Copiar