COMPRAR ROPA DE NIÑA BARATA ES CUESTIÓN DE ORGANIZACIÓN

La moda tiene un ritmo trepidante, llegan las rebajas, el cambio de temporada, nuestros peques crecen y nuevamente nos encontramos con que hay que organizar sus armarios. ¿Qué comprar? ¿Por dónde empiezo? Son las grandes preguntas, y lejos de lo que pudiera parecer, que la oferta sea tan amplia y variada no ayuda mucho a decidirse rápido: Por un lado tenemos artículos del otoño invierno en liquidación y nos sentimos tentadas de comprar ropa para el siguiente invierno; pero por otro lado las firmas de moda empiezan a mostrar sus colecciones para la temporada de primavera verano y somos conscientes de que tenemos que renovar el armario si queremos afrontar con éxito los próximos meses.
¿Cómo me organizo? ¿Por dónde empiezo? Estas preguntas tan simples suelen tener una respuesta complicada y en la mayor parte de las ocasiones, lejos de planificar racionalmente nuestras compras, e influidas por la presión de saber lo difícil que es encontrar la talla adecuada de la prenda que necesitamos o queremos, compramos impulsivamente, con lo que luego nos podemos encontrar con un armario “amplio” pero poco funcional, y poniéndole prácticamente el mismo conjunto toda la temporada ¿Te ha pasado? Y la consecuencia añadida de que nos toca tener que “solucionar” las deficiencias del armario cada dos por tres una vez metidas en plena temporada cuando ya no queda de casi nada.
Y esto por no hablar del aspecto económico, ya que esta presión que impone el ritmo de la moda de tener que comprar antes de tiempo obliga a “aprovisionarte” por si acaso más que a comprar según lo vayas necesitando, además de lo caro y frustrante que resulta cuando en vez de encontrar la prenda de la talla que necesitas has de “conformarte” con otras que te gustan menos y seguramente a mayor precio.
Por eso queremos darte 3 sencillas ideas que pueden ayudarte a organizar tus compras, porque aunque sabemos que comprar es una de nuestras actividades de ocio favoritas, no es lo mismo cuando vas porque te apetece que presionada y agobiada por la necesidad de encontrar algo que te obliga a recorrerte media ciudad de forma exprés.
Seguiremos este sencillo esquema:
Saber lo que tengo, saber lo que necesito y finalmente saber lo que quiero.

Primero: Haz inventario. Saber lo que tengo.
Averigua que prendas tiene tu peque disponibles para afrontar esta temporada. Ten en cuenta tanto su día a día como próximos eventos.
Clasifica la ropa por actividades: para el cole, si tiene actividades extraescolares y fines de semana. Luego el período vacacional y finalmente los eventos.
Comienza por la ropa común, como la interior o las prendas de abrigo y el calzado. Cada región es diferente, así que ten en cuenta si llueve mucho, si tenéis un marcado entretiempo o si se pasa del frío al calor rápidamente.

armario infantil

Ten en cuenta que la ropa ha de durarle a veces hasta seis meses desde que cambia la climatología por tanto se selectiva también con si le va a valer para todo el período o necesitará recambio más adelante.

Segundo: Un armario perfecto sigue la regla del 80/20. Saber lo que necesito.
Eso significa que el 80% ha de ser ropa básica, fácilmente combinable, como unos vaqueros, un abrigo azul marino, camisetas básicas, deportivas o Merceditas de colores básicos. etc., y sólo el otro 20% han de ser esas prendas especiales o de tendencia y complementos que harán que su armario esté de total actualidad. Tener esta cifra en la cabeza te ayudará a dominar la parte impulsiva y emocional de las compras, porque sí, es difícil resistirse a tanta cosa bonita, pero si te centras en ellas al final “las sufrirás” en vez de disfrutarlas.
Ahora que ya tienes claro que tienes para afrontar la temporada y de que necesitarás recambio organiza esas compras que suponen completar el 80% del armario. Has de plantearte un listado tal que así:

Lista compra moda infantil

Un sencillo truco para que esos looks básicos y funcionales no sean sosos es que elijas siempre una prenda en la que centrar el protagonismo y las demás pasen desapercibidas.
Por ejemplo elegir cuatro camisetas básicas de niña pero con un dibujo alegre o llamativo hace que al combinar cada una de ellas con una falda, vaquero o short, chaqueta o calzado básico crees infinitos looks elementales pero con mucho estilo y personalidad.
Ante todo recuerda como jugar con los volúmenes en función del cuerpo de tu peque y qué colores le sentarán mejor en función de su tono de pelo y piel (Ver los artículos de nuestro blog de “Cómo elegir el color de vestido que más favorece a tu niña” y el de “Cómo elegir la talla perfecta: las tres reglas básicas”), ya que también puedes hacerlo al revés si juegas con faldas o pantalones más llamativos y camisetas o camisas y jerséis básicos.
Como ves, gracias a esto tendrás un listado que te permitirá al igual que en el supermercado, hacer esa serie de compras automáticas en las que no deseas perder el tiempo, para poder centrarte en las compras donde debes ser más selectiva.

Tercero: Ahora si vamos a dejarnos seducir por las tendencias y moda de temporada. Saber lo que quiero.  

Ahora toca organizar ese otro 20%, pensando en esos fines de semana en los que soléis iros de viaje, tenéis comidas familiares o en esas próximas dos comuniones a las que estáis invitados en un par de meses, como vestidos para eventos, zapatos para vestir etc. Aquí entran en juego factores que nos suelen importar mucho como si las distintas celebraciones van a ser con el mismo grupo familiar “para no repetir conjunto” por ejemplo. Nuevamente si elegimos complementos básicos pero elegantes, como abrigos, chaquetas, o zapatos acharolados en colores neutros, y centramos todo el protagonismo en el vestido o conjunto conseguiremos fácilmente distintos looks. Obviamente nos dará más juego un conjunto que un vestido, por la posibilidad de intercambiar y combinar la parte de arriba y de abajo, pero no eres un “ingeniero optimizando un armario”; ante todo te tiene que gustar y has de disfrutar de ver a tus niños con las prendas que más os gusten.

16R

Y ya está. Siguiendo estos tres sencillos pasos estarás preparada para salir ahí fuera o comprar online centrada y con objetivos claros (y te recomendamos esto último ya que no es casualidad que más del 60% de las compras que se realizan en moda sean vía Internet, por la amplia perspectiva y variedad de oferta a la que vas a poder acceder sin tener que desplazarte), siendo tú la que decide y disfrutando de verdad de esta experiencia de compra, ya que irás rápida en la mayor parte de las compras básicas y con ello te beneficiaras de las primeras y podrás entretenerte en ese otro 20% que complementa y da “el toque” a su armario.
Un último consejo es que para poder aprovechar a fondo las rebajas de otoño invierno céntrate en las prendas de más abrigo y calzado básico. Los abrigos y chaquetones suelen ser prendas relativamente caras. En rebajas sin embargo suelen aparecer ofertas muy interesantes que si las aprovechas dejarás solucionado el invierno próximo y reducirás de forma muy importante el gasto de la siguiente temporada. Además ten en cuenta que dependiendo de la localidad donde residas todavía puede quedar mucho hasta el caluroso verano, así que es una buena oportunidad para comprar chaquetas o ropa de entretiempo del pasado otoño que podrá usar durante esta primavera y si tienes suerte y no te importa que le quede un poquito grande a lo mejor puedes aprovechar para el inicio del próximo otoño. Calcula el uso que le vas a dar para saber si comprársela más o menos holgada.
¿Y ahora qué? ¿Lista para llenar su armario?

Compartir

Copiar enlace al portapapeles

Copiar